El fenómeno de fricción, la mejor clase para niños invidentes

02/03/2016

 

Ese es uno de los efectos colaterales de la didáctica impartida por el profesor Jorge Parra Vargas, de la Maestría en Enseñanza de las Ciencias Naturales de la Universidad Nacional, y docente entre los grados 9 a 11 del colegio Luis Ángel Arango, en la localidad de Fontibón.

Se trata de la puesta en marcha de su trabajo de grado, “Adaptación de tres prácticas de laboratorio, dirigida a la enseñanza del concepto de fricción a niños invidentes”. Además de ser una propuesta pedagógica para el aprendizaje, es una matriz para la inclusión social de una población con deficiencias totales y parciales en su salud visual, que alcanza los 1,2 millones de colombianos.

Hallar el coeficiente de fricción estático, el de fricción cinético y la fuerza de fricción estática máxima fueron las tres prácticas de laboratorio impartidas, que influyeron en el aprendizaje del fenómeno físico y en la conformación de una dinámica de participación en igualdad de condiciones entre todos los estudiantes, independientemente de la invidencia.

Bajo el contexto de promoción de la inclusión que maneja el colegio, la institución tiene en cada grado un niño o niña con alguna clase de problema visual, y en el caso del profesor Jorge Parra hay un alumno y una alumna con invidencia, en cada curso.

Según el profesor Parra, en Colombia no existía un desarrollo amplio sobre el tema y lo encontrado se relacionaba con descripciones generales en el aula. En Brasil halló diversos estudios que dan cuenta de la enseñanza a estudiantes invidentes, pero no en particular de conceptos de física. “Mi trabajo tiene adaptaciones concretas para hacer laboratorio con guías de medidas precisas y materiales adaptados con braille, sensores láser con emisión de sonido en momentos de contacto”, explicó el profesor.

Las prácticas de laboratorio partieron de la inexistencia de tales instalaciones para la experimentación de esta población, así como de materiales para elaborarlo.

Los estudiantes interactuaron con láminas de aluminio, de vidrio, telas y acrílico para hallar las diferentes medidas a partir de estos materiales, ejercicio mediante el cual afinaron el concepto en las prácticas de laboratorio.

El coeficiente de fricción estático está ligado a los ángulos en los cuales se puede iniciar cualquier movimiento. Ese ángulo o esa inclinación puede ser variable. En esencia, lo que hacen los estudiantes es ir aumentando o disminuyendo el ángulo, para ubicar sobre ese plano inclinado un objeto, un bloque. Tras el inicio del movimiento, el sensor láser detecta en un instante dado un contacto y emite una alarma, sobre la cual ellos ejercen un control de tiempo.

En resumen, ellos saben lo que está ocurriendo porque toman los tiempos con los sonidos que se emiten cuando se inicia el movimiento y cuando  el objeto pasa por un punto determinado. El sensor no es otra cosa que un rayo de un extremo a otro, y en el momento en que es interrumpido genera un pito.

Como el plano tiene las marcas de los grados con alambre, su numeración en braille y las décimas de grado con alambre es mucho más delgado, así los alumnos pueden determinar el grado de inclinación. La condición de la superficie más la inclinación son las variables que cambian cada una de las ecuaciones para determinar los coeficientes alrededor del fenómeno.

La esencia pedagógica es que tras las prácticas de los alumnos se configuran escenarios de interacción y discusión, en igualdad, donde se rompen esas barreras invisibles, como la timidez a causa de la invidencia.

Pero el cambio sustancial en clase -subraya el docente- es el entusiasmo para el desarrollo de actividades y la curiosidad que se despierta. Esto crea una posición crítica, del lado de los niños y niñas invidentes; y de otro, el despertar el sentido, el valor de la solidaridad y la empatía de los alumnos hacia sus compañeros con esa falencia física. AGENCIA UN.

Please reload

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Acta_Diurna_AD_pequeño
Odontozoom_2019-05_diseño_sonrisa.jpg
Carro123.png


En estos últimos meses, con un grupo de amigos,  nos hemos venido interesando en el papel que juega la cultura en el desarrollo de un país, una región o una comunidad. Este interés nos ha llevado a entender mejor los componentes que la determinan y la manera como estos condicion...


En el año de 2017 se llegaron a exportar 90.5 millones de toneladas de carbón, constituyéndose en un récord histórico. El mercado y los precios del carbón, al igual que las demás materias primas, responden a ciclos de expansión y alzas seguidos por su contracción y bajas. Entre...

Antes de esta pandemia de la COVID-19 teníamos varios sitios a donde ir, responsabilidades que cumplir o actividades que realizar fuera de casa. Trabajábamos y producíamos en un lugar, nos capacitábamos en otro y hacíamos compras o nos divertíamos en muchos otros.
 

En contraste,...

Tú y yo nos “distinguimos”, como dice la sabia expresión popular. Porque es cierto que uno distingue a mucha gente, ¿pero conocerla? A muy poca.

Pues bien, esa relación, que se debe a que nacimos y crecimos en el marco de una misma generación y en nuestras mutuas casas se hablaba...

El 15 de septiembre, del año en curso, publiqué mi artículo: Mensaje De La Luz; y entre sus apartes, en un párrafo le recordé a Rodrigo Londoño, alias: Timochenko, una cita bíblica en: Lucas 12:3, que palabras más, palabras menos, se refiere proféticamente a lo que uno hace o dic...


Como decíamos en nuestra columna anterior, años antes de que el Teatro Emiliano surgiera a la vida cultural de Barranquilla, hubo otras construcciones que sirvieron de recintos teatrales para fines escénicos diversos en la ciudad. Eran años de crecimiento poblacional sostenido y...

Página Siguiente >

Please reload

© 2017 Acta Diurna  - Línea de atención: (57) 318 3872489 - Calle 45 No 43-30 L. 115 - Barranquilla, Colombia
Contáctenos Aquí