El ejemplo de Santa Marta


 

 


Por razones familiares he ido a Santa Marta por lo menos 4 veces durante cada uno de los últimos 30 años. Así, sin proponérnoslo, somos testigos de excepción de la transformación que ha experimentado esta ciudad en el último lustro.

 

Ya hace varios años asistimos a la recuperación del centro histórico con la reducción de la avenida primera (frente a la bahía y al puerto) en favor de los turistas, que además comenzaron a disfrutar de novedosos establecimientos y hoteles boutique.

 

Lea también: A tres meses de los Centroamericanos los escenarios siguen en construcción

 

Hace unas semanas apreciamos los vistosos escenarios deportivos que se construyeron para los Juegos Bolivarianos. Son de admirar por su diseño, su moderna arquitectura y su disposición para que el público aprecie las competencias estando dentro o fuera de ellos. Colombia brilló deportivamente y Santa Marta se lució como sede.

 

Sin embargo, esta vez en plena Semana Santa quedamos impactados por varias novedades.
 

En primer lugar, la facilidad en los desplazamientos, la descongestión vehicular y, por ende, la ausencia de trancones a cualquier hora. Pues, entra uno a la capital del Magdalena a través de una doble calzada desde la Y de Ciénaga y tomando amplios puentes y avenidas así como calles despejadas y bien señalizadas se moviliza a muy buen ritmo por toda ella.

 

Así mismo, el fervor de las gentes para concurrir a los actos religiosos atiborrando las iglesias y asistiendo copiosamente a las diferentes procesiones que se programaron.

 

Nos sorprendieron no solo el número de parques que se han recuperado (van 40 y vienen 15 más) sino el cuidado que dan los ciudadanos a los elementos de los mismos. Nos impactaron dos escenarios: la cancha sintética de Futbol en La Ciudadela con las medidas oficiales de la FIFA, unas graderías de lujo e iluminadas con luces Led y el ´Parque del Agua´ en el centro de Mamatoco, con un hermoso lago artificial y diversos juegos infantiles en un área de casi 4 hectáreas.

 

Y quizás lo más importante: la cultura de cuidado y aseo de su ciudad que ha adoptado el samario. Es sorprendente la limpieza que hay en toda Santa Marta, acompañados de un gran número de canecas gigantes y de otros tamaños que se observan en cada sector. La gente tiene tal sentido de pertenencia que no solo no arroja basura a las calles ni las acumula en bolsas en las puertas de sus casas sino que recoge y deposita los desechos en este tipo de canecas públicas mediante instructivos colocados en las mismas.

 

Lea también: Santos anuncia $30.000 millones adicionales para los Juegos Centroamericanos   

 

La prueba de fuego fue en El Rodadero en pleno sábado santo en donde miles de visitantes (muchos de ellos barranquilleros) abrumadoramente ocuparon las carpas y miles de sillas plásticas en la playa. Nos llamó poderosamente la atención – a diferencia de otros años – la limpieza de todo el sector, la señalización, las canecas gigantes y cestos de basura, los sitios de acopio para los diferentes materiales reciclables, las señoras con camisetas naranja explicando cómo tratar la basura, los funcionarios del cuerpo de bomberos, espacio público y policía charlando con la gente que animadamente departía, los orientadores de tráfico manteniendo las calles despejadas, las nuevas estaciones públicas para que las personas puedan bañarse, quitarse el agua de mar y guardar sus pertenencias durante su estancia, los baños públicos, en fin, un ambiente y una ciudad que se ha convertido en un gran ejemplo.

 

Por cierto, es muy significativo que los samarios están obteniendo la ciudad que soñaron sin que hayan soportado la creación de nuevos impuestos ni el incremento de los que hoy pagan.
 

@vherreram

 

 

Please reload

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Acta_Diurna_AD_pequeño
Odontozoom_2019-05_diseño_sonrisa.jpg
Carro123.png


Es evidente que la guerra contra las drogas, que ya cumple casi medio siglo de haber sido declarada por Nixon, como consecuencia del impacto que estaban teniendo los narcóticos en las tropas durante la guerra en Vietnam, es un estruendoso fracaso. Los datos hablan por sí solos.

S...


En estos últimos meses, con un grupo de amigos,  nos hemos venido interesando en el papel que juega la cultura en el desarrollo de un país, una región o una comunidad. Este interés nos ha llevado a entender mejor los componentes que la determinan y la manera como estos condicion...


En el año de 2017 se llegaron a exportar 90.5 millones de toneladas de carbón, constituyéndose en un récord histórico. El mercado y los precios del carbón, al igual que las demás materias primas, responden a ciclos de expansión y alzas seguidos por su contracción y bajas. Entre...

Antes de esta pandemia de la COVID-19 teníamos varios sitios a donde ir, responsabilidades que cumplir o actividades que realizar fuera de casa. Trabajábamos y producíamos en un lugar, nos capacitábamos en otro y hacíamos compras o nos divertíamos en muchos otros.
 

En contraste,...

Tú y yo nos “distinguimos”, como dice la sabia expresión popular. Porque es cierto que uno distingue a mucha gente, ¿pero conocerla? A muy poca.

Pues bien, esa relación, que se debe a que nacimos y crecimos en el marco de una misma generación y en nuestras mutuas casas se hablaba...

El 15 de septiembre, del año en curso, publiqué mi artículo: Mensaje De La Luz; y entre sus apartes, en un párrafo le recordé a Rodrigo Londoño, alias: Timochenko, una cita bíblica en: Lucas 12:3, que palabras más, palabras menos, se refiere proféticamente a lo que uno hace o dic...

Página Siguiente >

Please reload

© 2017 Acta Diurna  - Línea de atención: (57) 318 3872489 - Calle 45 No 43-30 L. 115 - Barranquilla, Colombia
Contáctenos Aquí