Estudiar, ¿para qué?

 

 


Más que preocupante nos resultó la lectura del reciente libro del conocido y galardonado periodista Andrés Oppenheimer, titulado “Sálvese quien pueda”, sobre el futuro del trabajo en la era de la automatización o la robotización.


En primer lugar, porque basado en varios estudios vaticina que en los próximos años desaparecerá el 47% de los empleos en los Estados Unidos (donde hoy existe un 3% de desempleo, lo que técnicamente se denomina Pleno Empleo). De hecho, el autor comienza a introducirnos en el tema y a desarrollar su trabajo periodístico a partir de destacar una investigación en Oxford que anuncia que se esfumarán más de 700 tipos de empleos en todo el mundo reemplazados por Robots o algoritmos.
 

Lea también: IBM presenta el primer computador cuántico para uso comercial

 

En segundo término, porque Oppenheimer realiza un recorrido por varios países de 5 continentes para demostrar con hechos, entrevistas, personajes y pruebas lo que está concurriendo y que ya está afectando a profesiones tan importantes, tradicionales y reconocidas como la Medicina, la Docencia, la Arquitectura, la Abogacía, la Contabilidad, los banqueros, La Hotelería y el Turismo, los vendedores de seguros e incluso el Periodismo y varias de las actividades que tiene que ver con esta última labor cómo los redactores, los escritores y los traductores.

 

Sobre todo porque demuestra que en cuestiones de eficiencia laboral y economía de costos – que es lo primero que interesa a muchos empresarios – los Robots son más fructíferos pues pueden trabajar durante las 24 horas, no perciben salario o alguna contraprestación monetaria ni tampoco prestaciones sociales, no van al médico, no piden permisos, no se embarazan, no se sindicalizan, no se emborrachan, en fin. Además de que se ha demostrado que en muchas actividades son más eficaces que los propios humanos.
 

Ante este panorama aparentemente apocalíptico hay que rescatar que así como algunas de las profesiones y los oficios actuales desaparecerán, otros se reinventarán o renovarán. Así mismo aparecerán muchos nuevos y algunos de los que ya existen tendrán una alta demanda como es el caso de las ingenierías y de aquellas disciplinas orientadas a aprovechar el tiempo libre y al desarrollo de la cultura, entre otros.
 

Sin embargo, en este mundo laboral que está experimentando una gran transformación los humanos aún tenemos varias ventajas frente al pragmatismo y eficiencia de los Robots. Se trata de lo que llaman los entendidos las “Habilidades Blandas”: creatividad, trabajo en equipo, sentido común, intuición, empatía, sensibilidad, capacidad de relacionarse, habilidades comunicativas, actitudes proactivas, compromiso y ética, entre otros. También está nuestra formación humanística que será el signo distintivo de aquellas instituciones educativas que realmente quieran construir un buen ciudadano y un mejor ser humano y no alimentar un simple negocio de venta de diplomas.
 

Lea también: Lo que nos muestra el Censo

 

Según nuestro criterio, dos conclusiones básicas quedan al final: 1- Tenemos que definir con claridad que deben estudiar las nuevas generaciones porque lo que están aprendiendo hoy nuestros hijos, en primaria o bachillerato por ejemplo, muy poco les servirá dentro de unos años (como nos está ocurriendo hoy a nosotros en comparación con lo que estudiamos en nuestros tiempos). Incluso muchas instituciones de educación superior de hoy tendrán que revisar su oferta académica y readecuar o renovar varias de las ya existentes. 2- Debemos volver a la universidad a actualizarnos por los menos cada tres o cinco años porque todo lo que aprendimos y aprendamos con el paso del tiempo se volvió y se volverá obsoleto. Casi que tendremos que adelantar un aprendizaje permanente durante toda nuestra vida activa.
 

Para todo ello tenemos que prepararnos, pero también revolucionar nuestro actual sistema educativo.
 

@vherreram

 

 

Please reload

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Acta_Diurna_AD_pequeño
Odontozoom_2019-05_diseño_sonrisa.jpg
Carro123.png


En estos últimos meses, con un grupo de amigos,  nos hemos venido interesando en el papel que juega la cultura en el desarrollo de un país, una región o una comunidad. Este interés nos ha llevado a entender mejor los componentes que la determinan y la manera como estos condicion...


En el año de 2017 se llegaron a exportar 90.5 millones de toneladas de carbón, constituyéndose en un récord histórico. El mercado y los precios del carbón, al igual que las demás materias primas, responden a ciclos de expansión y alzas seguidos por su contracción y bajas. Entre...

Antes de esta pandemia de la COVID-19 teníamos varios sitios a donde ir, responsabilidades que cumplir o actividades que realizar fuera de casa. Trabajábamos y producíamos en un lugar, nos capacitábamos en otro y hacíamos compras o nos divertíamos en muchos otros.
 

En contraste,...

Tú y yo nos “distinguimos”, como dice la sabia expresión popular. Porque es cierto que uno distingue a mucha gente, ¿pero conocerla? A muy poca.

Pues bien, esa relación, que se debe a que nacimos y crecimos en el marco de una misma generación y en nuestras mutuas casas se hablaba...

El 15 de septiembre, del año en curso, publiqué mi artículo: Mensaje De La Luz; y entre sus apartes, en un párrafo le recordé a Rodrigo Londoño, alias: Timochenko, una cita bíblica en: Lucas 12:3, que palabras más, palabras menos, se refiere proféticamente a lo que uno hace o dic...


Como decíamos en nuestra columna anterior, años antes de que el Teatro Emiliano surgiera a la vida cultural de Barranquilla, hubo otras construcciones que sirvieron de recintos teatrales para fines escénicos diversos en la ciudad. Eran años de crecimiento poblacional sostenido y...

Página Siguiente >

Please reload

© 2017 Acta Diurna  - Línea de atención: (57) 318 3872489 - Calle 45 No 43-30 L. 115 - Barranquilla, Colombia
Contáctenos Aquí